Latest Entries »

Excusa Razonable.


De ser la imagen común, la voz conocida, los gestos y ademanes que se adivinan. La convivencia del día a día.

Las calles conocidas, los lugares comunes, las risas de diversión, el enojo compartido, la rabia contenida, el enfado, y a veces, aunque no siempre, los mismo ideales.

Amigos, la gente común, el círculo angosto o ancho, depende.

El patio de arena, el fútbol, la lucha libre, el box, el primer cigarro, el primer beso, la primera borrachera, las múltiples peleas, la confidencia, la traición perdonada, el “paro de compas”, el “tiro de compas”, tan común que parece que nada lo altera.

Pasa el tiempo, el agua no se queda siempre en las manos que como cántaro la recibieron. La que no se bebe se derrama, máxima ferrasniana inobjetable.

Así como el agua se diluye entre nuestras manos, así se diluyen los lugares comunes, los tan cercanos amigos.

Mientras busco una excusa razonable, para decir porqué no he llamado, porque no fui a la fiesta, no parrandee esta vez allá, también escucho excusas razonables de porque no fue a la fiesta, porqué no ha llamado, y porque no me acompañó en la parranda reciente.

Escuela, cambio de casa, trabajo, novias, esposa (s), hijos, jubilación, asilos distintos, enfermedades reumáticas que te condicionan al buen clima, escojo una y la digo.

La verdad es sencillamente vivir, caminar, conservar los amigos de siempre es síntoma de estar quietecito, no haberse movido.

 

Yo, como la mayoría, me gasté los amigos nomás con vivir, desde aquellos con los que compartía el lonche en los primeros años escolares, aquellos con lo que formé pandillas de fantasía, o los otros con los que nos íbamos de pinta para jugar fútbol, luego el cine y cada oveja con su pareja. Los amigos con los que uno empieza a debatir aquellos ayeres en que uno es joven y comunista, luego los amigos de golpes de madurez, de cachetadas de la vida que nos ubican y recordamos lo individualista del ser humano y ya no somos comunistas, esperamos una jubilación que no llega, y de repente llega y otra vez caras conocidas, amigos con charlas de café, con ellos ni hace falta una excusa, pues vemos como lentamente se van apagando, los viejos así somos, poco a poco nos despedimos de la vida, sin excusas ni pretextos.

Algunos prefieren decir que a través de la vida han ido acumulando amigos, los de la infancia, la adolescencia, y así van sumando alegremente. Yo gasté a los amigos, disfrutamos épocas y trasnochadas, platicas interminables, pero lo de ayer ya no es lo de hoy, ahora no podría tener un charla de amigos con aquellos que ya veo diluidos en el paso del tiempo. Nos hemos encontrado en las redes del Internet, y ahí están agregados y abandonados, su vida me es tan importante como la mía para ellos, o sea “que gusto saber que estas vivo”.

Hoy por lo pronto me quedo en el asilo, decidí no ir a la reunión de actualización, y no daré una excusa razonable, o quizá sea la mejor excusa: “he vivido y seguí mi camino”.

Queda prohibido


Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber qué hacer,
tener miedo a tus recuerdos.
Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.

Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus dudas y mal humor.

Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles sólo cuando los necesitas.

Queda prohibido no ser tú ante la gente,
fingir ante las personas que no te importan,
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.

Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
no creer en Dios y hacer tu destino,
tener miedo a la vida y a sus compromisos,
no vivir cada día como si fuera un último suspiro.

Queda prohibido echar a alguien de menos sin alegrarte,
olvidar sus ojos, su risa, todo
porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen más que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.

Queda prohibido no crear tu historia,
dejar de dar las gracias a Dios por tu vida,
no comprender que lo que la vida te da,
también te lo quita.

Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti este mundo no sería igual.

Quisiera


Quisiera preguntarle a la distancia
si tienes para mí un pensamiento,
si mi nombre se envuelve en la fragancia
inolvidable y dulce de tu aliento.
 
Quisiera preguntarle a los ocasos
si aun es tu corazón nido vacío,
para poder soñar entre tus brazos
y así en tu corazón dejar el mio.
 
Si mi nombre se envuelve en la fragancia
Inolvidable y dulce de tu aliento.
 
Quisiera preguntarle a los ocasos
si aun es tu corazón nido vacío,
para poder soñar entre tus brazos
y así en tu corazón dejar el mio.

Canción Jorge Negrete.


Esta mañana desperté emocionado
con todas las cosas que tengo que hacer
antes que el reloj sonara.
Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante.
Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.
Hoy puedo quejarme porque el día esta lluvioso
o puedo dar gracias a Dios porque las plantas están siendo regadas.
Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero
o puedo estar contento que mis finanzas me empujan
a planear mis compras con inteligencia.
Hoy puedo quejarme de mi salud
o puedo regocijarme de que estoy vivo.
Hoy puedo lamentarme de todo
lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo
o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.
Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas
o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.
Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos
o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones.
Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar
o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo.
Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela
o puedo abrir mi mente enérgicamente
y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.
Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar
o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente, cuerpo y alma.
Hoy el día se presenta ante mi esperando a que yo le de forma y aquí estoy,
soy el escultor. Lo que suceda hoy depende de mi,
yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.
Que tengas un gran día… a menos que tengas otros planes.


Cuando estés perdido bajo un cielo triste y gris
y nada, nada te haga felíz,
pon tu pensamiento en mí y nómbrame sin más,
recuerda que siempre tendrás mi amistad.
Háblame, búscame y al lugar que quieras iré,
a tu lado, allí estaré.
Todo lo que tienes que hacer es sentir que no te olvidé,
soy tu amiga, sí, tu amiga fiel.
Cuando estés vencido y en ti no encuentres paz
y al dolor te entregues por los demás,
mira dentro tuyo y allí me encontrarás,
soy esa pequeña luz de amistad.
Háblame, búscame, y al lugar que quieras iré,
a tu lado siempre, allí estaré.
La distancia no existirá para este cariño jamás
soy tu amiga, sí, tu amiga.
Ya sabes que en mi alma tienes lugar
un puerto donde llegar, abierto para tus sueños,
tus penas y sentimientos, y yo te lo ofrezco.
Háblame, búscame, y al lugar que quieras iré,
a tu lado siempre, allí estaré.
Todo lo que tienes que hacer es sentir que no te olvidé,
soy tu amiga, sí, tu amiga fiel.

Amor No Correspondido


Oye! Si soy yo! El pobre iluso que se sienta tras de ti.
Solo escribo para decirte lo que antes no presentí,
Lo que yo creía que no me pasaría a mí,
Para escribirte eso que me cuesta tanto trabajo decir.
    
Algo que siento , que nadie podría evitar
Un sentimiento que hace mi corazón vibrar,
Ni el más hermoso de los sueños me haría olvidar,
Que te adoro, te amo y no lo puedo negar.
    
Mi corazón confundido no sabe que hacer,
Porque mi mente loca dice que esto no puede ser,
Pero siento que algo debo yo saber,
Y es que si como yo te amo, tú me has de querer.

Renato Castro

Felices los normales.


Felices los normales, esos seres extraños,
Los que no tuvieron una madre loca, un padre borracho, un hijo delincuente,
Una casa en ninguna parte, una enfermedad desconocida,
Los que no han sido calcinados por un amor devorante,
Los que vivieron los diecisiete rostros de la sonrisa y un poco más,
Los llenos de zapatos, los arcángeles con sombreros,
Los satisfechos, los gordos, los lindos,
Los rintintín y sus secuaces, los que cómo no, por aquí,
Los que ganan, los que son queridos hasta la empuñadura,
Los flautistas acompañados por ratones,
Los vendedores y sus compradores,
Los caballeros ligeramente sobrehumanos,
Los hombres vestidos de truenos y las mujeres de relámpagos,
Los delicados, los sensatos, los finos,
Los amables, los dulces, los comestibles y los bebestibles.
Felices las aves, el estiércol, las piedras.              

Pero que den paso a los que hacen los mundos y los sueños,
Las ilusiones, las sinfonías, las palabras que nos desbaratan
Y nos construyen, los más locos que sus madres, los más borrachos
Que sus padres y más delincuentes que sus hijos
Y más devorados por amores calcinantes.
Que les dejen su sitio en el infierno, y basta.

-Roberto Fernández Retamar  


Quítame el pan si quieres
quítame el aire, pero
no me quites tu risa.        

No me quites la rosa,
la lanza que desgranas,
el agua que de pronto        
estalla en tu alegría,
la repentina ola
de planta que te nace.        

Mi lucha es dura y vuelo
con los ojos cansados
a veces de haber visto        
la tierra que no cambia,
pero al entrar tu risa
sube al cielo buscándome        
y abre para mí todas
las puertas de la vida.

Amor mío, en la hora        
más oscura desgrana
tu risa, y si de pronto
ves que mi sangre mancha        
las piedras de la calle,
ríe, porque tu risa
será para mis manos        
como una espada fresca.

Junto al mar en otoño,
tu risa debe alzar        
su cascada de espuma,
y en primavera, amor,
quiero tu risa como        
la flor que yo esperaba,
la flor azul, la rosa
de mi patria sonora.        

Ríe de la noche
del día, de la luna,
ríete de las calles
torcidas de la isla,        
ríete del torpe
muchacho que te quiere,
pero cuando yo abro
los ojos y los cierro,        
cuando mis pasos van,
cuando vuelven mis pasos,
niégame el pan, el aire,        
la luz, la primavera,
pero tu risa nunca
porque me moriría.

-Pablo Neruda.


Where did she go?
¿A dónde se fue? 

Where did she go from here?
¿A dónde se fue de aquí? 

The last time I saw her
La última vez que la ví 

she made all the clouds disappear.
ella hizo a todas las nubes desaparecer.  

She said, with a smile,
Dijo, con una sonrisa, 

yea, the weather’s alright.
sí, el clima está muy bien. 

She left her coat at home that night.
Dejó su saco en casa esa noche. 

Where do I begin today?
¿Dónde empiezo hoy? 

Where do colours never fade?
¿Dónde  se mantienen firmes los colores?

In the sunshine, in the rain
En el sol, en la lluvia 

it’s quite the same
es exactamente lo mismo 

It’s never gonna change
Nunca va a cambiar 

I’ll be looking for Jane.
Estaré buscando a Jane. 

Why did she come?
¿Por qué vino? 

Why did she come to me?
¿Por qué vino a mí? 

There must have been millions
Debe haber habido millones  

in the world she’d rather see.
en el mundo que ella preferiría ver. 

At least in my mind
Al menos en mi mente 

as time has gone by
como ha pasado el tiempo 

it’s always harder to laugh then to cry.
es siempre más difícil reir que llorar. 

In the sunshine, in the rain
En el sol, en la lluvia 

it’s quite the same
es exactamente lo mismo 

It’s never gonna change.
Nunca va a cambiar. 

I’ll be looking for Jane.
Estaré buscando a Jane.

Canción “Looking for Jane” del disco “Room Service” 2001.
Letra y Música por Per Gessle / Publicado por HipHappy


Once upon a time there was a little girl.
Había una vez una pequeña niña. 
Once she was mine,
Una vez ella era mía, 
In my heart the only one.
En mi corazón la única. 
I wonder where you are. 
Me pregunto dónde estás.

I know you’re somewhere in me,
Sé que estás en alguna parte dentro de mí, 

I can see your smile when I close, close my eyes. 
Puedo ver tu sonrisa cuando cierro, cierro los ojos.

Oh little girl
Oh pequeña niña 

Where did you go, little girl? 
¿A dónde te fuiste, pequeña niña?

I miss you so.
Te extraño tanto. 
Oh, I remember when she was mine.
Oh recuerdo cuando era mía. 

I remember when she was mine.
Recuerdo cuando era mía. 

Once upon a time there was a little voice
Había una vez una pequeña voz 

Singing loud and clear
Cantando fuerte y claro 

In my heart the only one.
En mi corazón la única. 

Once upon a time there were so many dreams
Había una vez tantos sueños 

 
Oh little girl, they’re with, oh they’re with you now.
Oh pequeña niña, están, oh están contigo ahora. 

Oh little girl
Oh pequeña niña 
Where did you go, little girl.
A dónde te fuiste, pequeña niña. 
I miss you so.
Te extraño tanto.
I remember when she was mine
Recuerdo cuando ella era mía 
Oh, I remember when she was mine.
Oh, recuerdo cuando ella era mía. 

Canción “Little Girl” del disco “Room Service” 2001.
Letra y Música por Marie Fredriksson / Publicado por Shock The Music